Las entrevistas y las experiencias del blog

La finalidad de este blog es la de compartir nuestra experiencia como celíacos para poder ayudar a otros, siempre en positivo. Hay experiencias con las que podemos sentirnos identificados, otras en cambio nos pueden parecer inverosímiles, pero cada persona es un mundo y lo vive diferente. Todas están publicadas tal y como los entrevistados lo han contado, sin añadir ni quitar nada.

Todas las personas que participan en este blog lo hacen de forma voluntaria y han aceptado a compartir su experiencia. Muchos han hecho un gran esfuerzo para poder escribir sobre ellos, así que os pido respeto y educación. Y un comentario de ánimo por haberlo hecho siempre va bien   :)

¡Gracias!

***

Podéis seguir el blog a través del mail, suscribiéndoos a través del formulario de mano derecha o bien en Facebook a través del grupo:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Entrevista nº 22: Nacho (un celíaco más), del blog “SinGlutenPorFavor”

nacho_un_celiacomas_100entrevistassingluten

Nacho (Un celíaco más), tiene 25 años, es farmacéutico y estudiante de doctorado. Desde el 1 de septiembre de 2013 escribo de manera semanal, en mi blog SIN GLUTEN POR FAVOR, en el que comparto mis experiencias cada vez que salgo a comer fuera.

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

Esta me la hice el día que celebramos un año de “SinGlutenPorFavor”.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

El diagnóstico de celiaquía me llegó cuando tenía 23 años. Mi madre es médico de familia y tras yo insistirle en que me hiciera un análisis de sangre, aparecieron positivo los anticuerpos, y de ahí el resto de pruebas.

Tuve la suerte de que la Vicepresidenta de FACE Joven era una compañera de Farmacia, así que tras mi diagnóstico vino en seguida a hablarme de la Asociación de Celíacos de la Comunidad Valenciana. Ese fue mi primer contacto al mundo sin gluten.

Además, tras mi diagnóstico indagué en internet para conocer más sobre la enfermedad, las limitaciones que ahora se imponían en la comida, conocer otras experiencias de celiacos… y en casa poco a poco fuimos aprendiendo qué podía comer y qué no.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

Tras mi diagnóstico, se hicieron las pruebas mis padres y mi hermana. Los 3 tenían los anticuerpos negativos, por lo que no hizo falta la prueba genética. De momento soy el único.

¿Te acuerdas cuál fue tu última comida sin gluten?

Me acuerdo perfectamente. Fue un trozo de bizcocho de nueces de Mercadona, mi desayuno justo antes de ir a ver al digestivo. Aunque, días antes, temiendo el diagnóstico, me pegué un gran festín de gluten: Migas de pastor, pan con aceite y jamón y de postre torrijas.

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Pues la mayor dificultad es salir a comer fuera. Como dicen todos, “Mercadona está lleno de cosas sin gluten”, y si no es Mercadona, es cualquier otra gran superficie. Además, cada vez surgen más tiendas especializadas. Por lo que, realmente, nuestro mayor hándicap es salir a comer fuera y que sea seguro.

Lo que más echo de menos es ese momento cuando vuelves de fiesta y te entran unas ganas inmensas de comer un kebab o un trozo de pizza de un puesto de comida. Quizá ese sea uno de los momentos más duros. Pero también el no poder salir con los amigos a tomar cervezas, porque por aquí en Alicante apenas hay bares que tengan cerveza sin gluten.

Conscientemente jamás me la he saltado. Aunque creo que en más de una ocasión me han timado en algún restaurante dándome cosas con gluten.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

Pues me he encontrado de todo. Restaurantes que parecen estar a la última e ir de “super-guays” y que no tengan ni idea de cómo tratarnos. Pero también ir a restaurantes de pinta muy cutre y que te preparen un plato, sea mejor o peor, pero con la seguridad de no haber contaminación.

Aunque por lo general, he tenido buenas experiencias cuando he salido a comer fuera o viajado.

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo/del colegio? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Mi familia genial, desde el diagnóstico, mi madre cogió dos estantes del armario para mis productos. Mis amigos también muy bien, pues siempre que salimos delegan en mí para escoger sitio. En el trabajo me tratan de miedo, porque también elijo yo cuando comemos fuera, y si celebramos algún evento en el despacho, siempre hay comida casera sin gluten mí.

Aunque la que más me cuida es la madre de mi novia, que siempre que voy me tiene preparado un gran bizcocho sin gluten.

Sí, en general todos se preocupan, pero lo que siempre preguntan es: “¿Qué te pasa si comes?”. Creo que les da morbo.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Desde mi experiencia, los médicos la conocen y no la tienen tan olvidada como a otras personas les parece.

La sociedad y las empresas nos van conociendo, pero el proceso es lento. Si las empresas y, sobre todo restaurantes, se dieran cuenta del “chollo” que han encontrado con los celíacos, nos harían la vida mucho más fácil.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Pues quizá, un buen plato de macarrones. Aunque la carne y el pescado también me gusta mucho. No sé, creo que no tengo un plato favorito, me encanta comer en general.

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Creo que ya se ha convertido en un tópico, pero el precio de los productos específicos sin gluten son abusivos.

También creo que es necesario mejorar el conocimiento y sobretodo, la concienciación de las personas que se dedican a la restauración. Pues, hoy en día, hay demasiados sitios donde dices que eres celíaco o que no puedes comer gluten, y dicen ¿qué?

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

Muchas cosas. A causa de no poder comer ciertas cosas, he empezado a comer otras que antes no lo hacía. He empezado a pelearme con la cocina y a preparar mis primeros postres y panes sin gluten. Además, cuando tienes unas necesidades especiales, como nosotros, te das cuenta qué gente se preocupa por ello (verdaderos amigos), y a quienes les importa poco que tú puedas comer o no.

Por último, me ha permitido intercambiar experiencias con otras personas y conocer a gente muy especial.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

¿Alguna receta? ¡Todas! jejeje

Blogs y páginas hay muchas, todos igual de buenas porque son contados desde el punto de vista de cada celiaco, y eso los hace especiales y diferentes.

Mis “primeros platos” los he sacado de LAS RECETAS DE GLUTONIANA, SINGLUTENISMO y COCINA FÁCIL SIN GLUTEN. Si quieres irte a comer fuera y no sabes dónde: CELIAQUITOS.COM, CELÍACA INQUIETA, CELÍACOS A LOS 30 y CAMINAR SIN GLUTEN son buenos blogs, y bueno, obviamente el mío, SIN GLUTEN POR FAVOR  ;)

¡Gracias Nacho por contarnos un poquito de ti y enhorabuena por este primer año de blog!

 ***

Y mañana publicaré lo que Nacho nos ha contado de más sobre su diagnóstico, etc.

 ***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

 100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Experiencia nº 1: Mercedes López

Hoy inauguramos sección en el blog como ya os conté. Muchas personas quieren saber más de cómo la gente llegó al diagnóstico de la celiaquía y las entrevistas se quedaban cortas. Mercedes se ofreció para contar la suya. Pido respeto y educación, para ella y todos los que cuentan como lo han vivido. A veces la realidad puede ser dura pero es la que es y eso es lo que quiero plasmar aquí por qué creo que todo puede ayudar. Gracias a todos.

 ***

 

Mercedes ya nos contó en su entrevista un poco de su experiencia con la celiaquía podéis leerla >> aquí. Y hoy os dejo un poco más que quizás hará que se entiendan mejor ciertas cosas.

 

EXPERIENCIA DE MERCEDES LÓPEZ

El doctor le decía a mi madre que yo devolvía para llamar la atención, porque tenía celos de mis dos hermanos más pequeños que yo… Mi madre, viendo que no podía ser, y que yo me moría (estaba cansada, muy delgada, panzona, triste…), me llevó a Valencia, al Hospital de la Fe. Allí le dijeron que estaban los mejores gastroenterólogos. Nada más verme, me ingresaron. Yo tenía 4 años y en ese momento estaba muy constipada. Esperaron a que me pusiera bien y me hicieron analíticas y varias pruebas, entre ellas la de la biopsia de yeyuno. Allí confirmaron que yo era celíaca. A continuación, y durante 4 meses, ellos me dieron una dieta sin gluten. Mi madre venía a verme los fines de semana en tren desde Murcia a Valencia. El resto de la semana estaba sola, en una habitación compartida por otras tres niñas más.

Pasados los 4 meses, me hicieron una biopsia y vieron que las vellosidades se estaban regenerando. Le dijeron a mi madre que, me llevara para casa y que me diera gluten de nuevo, para ver si las vellosidades se me degradaban. Comí de todo durante otros tantos meses y me hicieron una biopsia otra vez, comprobando que, efectivamente era celíaca.

Con mi nueva condición crecí sana, fuerte, y alta para mi edad. Era grandota. Tanto, que mi madre, a los 11 ó 12 años decidió que yo ya estaba curada y comenzó a darme toda clase de comidas. Para ella era un auténtico engorro (ya que trabajaba a turnos, era locutora) hacerme siempre comida diferente de los demás, e incluso hacerme un bizcocho de harina de maíz que siempre salía chafado y sin cocinar, pero que decíamos que estaba “amazapanado” y que me gustaba mucho (aunque estuviera crudo). Mi madre lo partía en 5 trozos y me iba llevando uno cada día al cole para comerlo a la hora del recreo… Imaginaos el último como estaba ya… J

Entonces sobre los 12 años ya comía de todo. En principio no tenía síntomas. Tal vez algunos gases, digestiones pesadas, y, depende de la comida del día, iba más suelta al baño. Eso fue horrible en el colegio… No atendía en clase por las tardes, retorciéndome de dolor de barriga, y con ganas de ir al baño…

Así seguí, hasta los 14 años. Mi padre, que trabajaba en el Centro de Salud de Murcia “La Arrixaca”, conoció a un gastroenterólogo infantil, y le comentó mi caso. En principio, el doctor dudaba de que yo me hubiese curado, por lo que solicitó hacerme otra biopsia para ver cómo iban mis vellosidades. Una vez hecha, confirmó que ya se estaban atrofiando, que no podía comer gluten el resto de mi vida, y mi madre, al escuchar esto me dijo: “Ya lo sabes, Merceditas, ya eres mayor como para saber lo que puedes o no tomar, así es que ten cuidado”. Pero no cambió mis hábitos alimenticios lo más mínimo. No me dejaba arrimarme al horno ni al hornillo, porque una vez intenté hacerme un bizcocho de harina de maíz y me salió fatal, y me dijo que la comida era muy cara y no era para hacer experimentos. No volví a cocinar en mi casa. Yo comía macarrones como todos, cenaba bocadillos como todos, y en el recreo me compraba empanadillas con el dinero que me daban, como todos mis hermanos.

Me casé con 23 años sin saber cocinar. Aprendí  sola. A los 24 el gastroenterólogo le dijo a mi padre de hacerme otra biopsia. Accedimos. Mi marido vino esta vez junto a mis padres. Las vellosidades estaban en un Marsh III, y me advirtió del peligro. Aun así, yo no tenía ni idea de lo que era la dieta sin gluten, y por circunstancias de mi trabajo,  (a veces) y del poco dinero que teníamos (otras veces) nunca llevé un régimen sin gluten.

Ahora tengo 46 años y pago las consecuencias de ser celíaca y no llevar una dieta estricta sin gluten. Llevo ya 5 años casi comiendo sin gluten, y me encuentro anímicamente mejor, más tranquila, optimista. Pero el comer gluten me ha pasado factura en los huesos (condromalacia, hernias), circulación de la sangre  (tensión alta), anemias a menudo y menopausia antes de tiempo.

Yo no soy nadie para dar consejos, pero si  volviera a nacer, intentaría seguir una dieta sin gluten desde que me casé, que fue cuando yo era dueña de la comida que entraba a mi casa. Ahora es mucho más fácil seguirla, tenemos multitud de alimentos muy parecidos a los que hacen con gluten, e incluso hay muchas mezclas de harinas para que nos hagamos el pan, o distintos dulces. Contamos además con grupos en Facebook que nos aclaran las posibles dudas que nos surjan. Y que hay una Asociación de Celíacos en cada provincia, donde te informan muy bien de los alimentos permitidos. Al principio es una gran ayuda.

Con un poco de fuerza de voluntad, todo se consigue. Pensad que es cuestión de salud, no un capricho, y aunque no tengas síntomas, el daño te lo haces igual por dentro    :)

 ¡Gracias Mercedes por ser tan valiente y contarnos todo esto!

 ***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

 100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Entrevista nº 21: Mercedes López

merche_lopez

Mercedes López tiene 45 años, actualmente es ama de casa, pero antes era conductora de Transporte de Mercancías Internacional. Administra un grupo en Facebook que se llama CELÍACOS CABREADOS. Y tengo que deciros que ha sido la primera persona que inaugurará la sección de experiencias.

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

Ninguno, es la última que me he hecho, la más actual.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

Me la diagnosticaron en Valencia (La Fé) con 4 años, por qué en Murcia no sabían lo que tenía, decían que vomitaba y tenía diarreas por celos a mis hermanos (soy la mayor de tres). Le dieron a mi madre un listado de productos genéricos y andando.

 ¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

Nadie se ha querido hacer las pruebas, todos ignoran la celiaquía, tienen síntomas de enfermedades asociadas, pero pasan… Y no es tan malo saberlo.

¿Te acuerdas cúal fue tu última comida con gluten?

Comía mucho en Burguer King y McDonalds por mi trabajo, puesto que en toda Europa hay.

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Mi mayor dificultad sigue siendo salir a comer fuera o irme de vacaciones. Lo que más echo de menos, las pizzas del Telepizza… ¡¡¡mmm!!! ¡¡¡Qué masa más buena!! Y desde los 11 años como de todo. No he llevado la dieta a rajatabla… Ahora llevo ya 5 años casi a dieta estricta sin gluten.

 ¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

Sí, pero actualmente cada vez la sociedad sabe más del tema, lentamente, pero avanzan.

 ¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, etc.? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

En casa siguen ignorando la celiaquía. Mis amigos del colegio, cuando quedamos, lo hacen en sitios donde yo pueda comer segura, ya que, una de mis compañeras  ha descubierto ahora que ella es celíaca igual que su hermana. Ya somos dos cuando quedamos a comer por ahí.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

No.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Patatas fritas a lo pobre, con pimientos verdes y un par de huevos fritos. De postre arroz con leche o un plátano.

 ¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Los precios de los productos, y eliminaría los que están malísimos.

 ¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

Nada, he intentado ser como los demás, normal.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos:

¡Gracias Mercedes por contarnos un poquito de ti!

***

Mercedes se atrevió a contarnos algo más en la primera experiencia que se publicó en el blog >> aquí

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

 

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Entrevista nº 20: Mònica R.

monica-100entrevistas copy

Mònica tiene ahora 41 años y quiere mantener el anonimato en esta entrevista, aunque sabe que algunos la reconocerán. No puede llevar una vida “normal”, no por culpa de la celiaquía, sino por las secuelas y otras enfermedades asociadas a la celiaquía. Cosa que pasa en algunas personas diagnosticadas de adultas.

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

Es una foto de cuando tenía 6 años. Recuerdo que tenía muchos dolores de barriga y aunque aún era pequeña tengo consciencia de los malos ratos que pasaba. Tiene muchos años esta foto, pero recuerdo con cariño a esa niña que aunque tenía el hándicap de estar siempre cansada ha hecho muchas cosas hasta día de hoy.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

El diagnóstico fue a los 35 años, después de muchos años de estar mal. Soy la clara celíaca no diagnosticada de pequeña, por qué yo siempre he tenido muchos síntomas. Pero en los años 70 era algo desconocido. Lo que al final se agravó tanto la cosa que insistí en que yo tenía algo y empezaron las visitas por diferentes especialistas y médicos. No todos se tomaron en serio que yo tenía algo. Por lo que creo que los médicos deberían escuchar más a los pacientes, por qué a veces ni con pruebas delante de que algo pasa no nos hacen caso. Al final, una doctora de medicina interna se tomó en serio la falta de absorción de nutrientes y otros síntomas. Tenía muchas cosas, entre ellas anemia ferropénica durante años (un ejemplo de 22 mínimo que pedía ese laboratorio de ferritina yo estuve a 3 mucho tiempo, aun así, algunos médicos me decían que no hacía falta que tomara hierro).

La que realmente me diagnosticó fue una doctora de medicina interna que se le encendió la luz y recordó la celiaquía como posibilidad aunque yo era adulta.

Para aprender lo que tenía que comer encontré información en internet, foros y blogs. Recibí poca ayuda de Asociaciones y médicos, cosas que considero indignante. Los de mi alrededor en un primer momento se asustaron y tuve que coger un poco yo las riendas. A veces la gente se olvida que las personas adultas también necesitamos ayuda en estos casos.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

Diagnosticados no, pero por síntomas de algunas personas podría ser. Se han hecho algunas pruebas pero no se ha indagado mucho.

¿Te acuerdas cual fue tu última comida sin gluten?

Al salir del hospital justo ese día estaba fuera de casa y comí un menú normal. Si hubiera sido consciente que nunca más podría comer según qué cosas, habría hecho una buena despedida :)

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

La intolerancia de la gente es lo que peor llevo y busco y pienso maneras para poder mejorar eso en mi entorno. Me encantaría poder salir de viaje sin tener que estar preocupándome de si me van a contaminar o no. Nunca me he saltado conscientemente la dieta, lo tuve claro en la primera comida SIN GLUTEN que me preparé. Al principio de la dieta hubo algún fallo por culpa del etiquetaje y después contaminaciones en restaurantes. Pero por mi parte siempre he sido muy disciplinada y nunca se me ha ocurrido saltármela, supongo por lo mal que lo puedo llegar a pasar.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

No sé si soy gafe, pero por desgracia he tenido problemas y dos contaminaciones muy graves. Y por experiencias de otros también lo sé que a veces no es fácil. Por dónde me muevo todavía no hay mucha consciencia sobre las personas que necesitamos menús especiales. Cosa que hace que llegue a la conclusión que queda mucho que hacer en el sector de la restauración.

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, etc? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Por desgracia tengo que decir que no siempre se han preocupado todos, incluso ha habido cosas hechas con mala fe. Los que sí lo han hecho, se preocupan mucho y hacen que puede sentirme cómoda y relajada. Pero he perdido a mucha gente y he dejado de hacer cosas con algunos por esa falta de ganas de saber cómo ayudarme.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Si pongo en una balanza lo bueno y lo malo, todavía creo que pesa muchísimo lo malo. Quienes tendrían que hacerlo, como médicos y asociaciones, todavía están a años luz de hacer un buen papel en normalizar esta enfermedad. Las empresas nos ven como un negocio y a veces se aprovechan de nuestra enfermedad. Y los restaurantes tienen que mejorar muchísimo en su educación en cuanto a intolerancias y alergias.

Excepcionalmente, en mi caso, he encontrado a gente muy preparada y con mucho interés por hacerlo bien.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Huevos fritos y patatas fritas. Y en su variante, la tortilla de patata de mi madre.

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Tengo una lista de 1.000 cosas pero resumiré. Que las empresas no nos utilicen como un negocio, que algunos elementos entiendan que esto no es un capricho si no una enfermedad y bajen los impuestos y los precios, que los restaurantes tomen conciencia que nuestra salud esté en sus manos y nos cocinen bien, que los fabricantes prueben las cosas que salen al mercado (hay cosas incomibles puajjj), que haya más cohesión entre las asociaciones y entidades para luchar todos juntos y no por separado.

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

Es un tópico, pero conocer a muchas personas celíacas o a sus familiares, poder ayudar y perder miedo a muchísimas cosas. Y cocinar cosas que en mi vida pensaba que cocinaría en casa.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

No puedo nombrar una sola web, blog o grupo de Facebook. Hay muchísimas y creo que cada uno aporta algo para poder tener una vida mejor. A los que acaban de llegar les diría que no se agobiaran, al principio es un gran cambio pero luego es como todo, te vas acostumbrando, somos animales de costumbres no nos olvidemos. Además, en la vida, si se quieren hacer bien las cosas, se puede :)

¡Gracias Mònica por tu entrevista!

100 entrevistas y experiencias sin gluten

100entrevistas_experiencias

Hace casi dos años abrí el blog de 100 ENTREVISTAS SIN GLUTEN. Al abrir mi blog de cocina empecé a conocer a gente y me di cuenta que los celíacos cuando estamos juntos necesitamos contar lo que nos pasa. Como con otras cosas de la vida tendemos a juntarnos con personas que nos entienden para encontrar respuestas y sobre todo mucha ayuda.

Han pasado unos años más y la gente continua contándome cosas, leo cada día miles y miles de anécdotas en grupos de Facebook, en blogs y en webs dónde la gente quiere expresar lo que le pasa, sea bueno o malo.

En TODAS LAS ENTREVISTAS que he hecho durante este tiempo, le he pedido a la gente que se ciñeran a las preguntas y fueran concisas en las respuestas. Pero me han comentado más de una vez entrevistados y lectores que quieren contar y leer más.

Estos días me contestó a las preguntas una persona que tuvo un difícil pasado por la celiaquía y que no le importaría contarlo. Así que me dio la idea de poder hacer algo más. He cambiado el nombre a 100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN para abarcar mucho más. Y no solo experiencias de celíacos, también hay muchas personas que comen sin gluten aunque no son celíacos reconocidos legalmente (ya sabéis que hay muchos así).

Sé que algunas personas no me entienden y consideran que todo este trabajo que hago es una tontería, pero yo sé que leer lo que le pasa a los otros a veces hace que lo nuestro parezca menos, o bien nos sintamos reconfortados al leer que hay más personas que viven con este problemilla y salen adelante.

Mi idea es dentro de un tiempo que estas entrevistas no se queden solo en el blog y las lean no solo personas celíacas, sino también familiares, amigos y médicos. Que se den cuenta y nos entiendan un poquito más de lo que supone el cambio que comporta comer diferente. La finalidad de todo este trabajo no es otra poder mejorar la vida de algunas personas. Quizás un proyecto muy ambicioso, pero no pienso rendirme hasta llegar al número 100, sabiendo que me dejaré fuera a muchísima gente.

Me quedan todavía muchas entrevistas por publicar pero si alguien quiere explicar su experiencia el blog está abierto a todo el mundo. Solo tenéis que enviarme un mail: glutoniana@hotmail.com

¡Gracias a todos los que habéis participado en las entrevistas y a los que las léeis!

***

Podéis seguir lo que se publica por el blog o en Facebook:

 

Entrevista nº 19: Marisa Montes

 

pastel_marisa_montes

Marisa Montes tiene 39 años, es administrativa. Ella tiene una página en Facebook que se llama: “NO SIN MI TARTA”, dónde hace tartas y dulces sin gluten.

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

Es la primera tarta que hice decorada, sin gluten, para mi hijo mayor que no es celíaco pero así la podía comer su hermana.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

Me diagnosticaron hace ahora un año, “gracias” a mi hija. A ella se lo diagnosticaron con 18 meses y, como yo tengo hipotiroidismo y siempre con niveles bajos de hierro y problemillas en la piel, empezaron conmigo la “rutina” de hacerles las pruebas a toda la familia.

Mi familia, mis vecinas y a la vez amigas y sobre todo blogs como CELIAQUINES, TARTAS SIN GLUTEN y LAS RECETAS DE GLUTONIANA, fueron los primeros que visité y os guardaré siempre un gran cariño por toda la ayuda que recibí.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

Mi hija pequeña, ahora tiene 3 años.

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Echo de menos ir a un Japonés (ya sé que puedo hacerlo yo en casa, pero de vez en cuando te apetece que te lo hagan).

No me he saltado la dieta nunca, conscientemente claro.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

Por norma general ahora mismo y gracias a toda la información que hay no hay muchos problemas, siempre podemos pedir un aburrido filete a la plancha y una aburrida ensalada… jiji

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Impresionante, de lujo, estoy súper orgullosa de todos ellos, nos han facilitado mucho todo.

Como anécdota te cuento que los cumples de los niños amiguitos ya se celebran sin gluten, hasta nos hacen sándwich a nosotras sin gluten y siempre, siempre están pendientes. Las niñas ya vienen todas corriendo cuando hay algo que no tienen controlado para ver si María puede comerlo, cuando bajan merienda siempre se acuerdan de María y de mí. Casi nunca llevo comida a parte para ella, solo cuando vamos solos a algún sitio que desconocemos,  estoy súper tranquila cuando se queda con alguien de la familia o amigos y en sus casas, ¡siempre hay algo singlu!

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Yo creo que cada vez más, pero que aún queda mucho camino por recorrer.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

La comida mexicana y japonesa me gustan mucho pero mi plato favorito es: ¡la tortilla de patatas!

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Los precios de los productos… :(

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

He descubierto que me gusta cocinar y que me gusta la repostería, yo no había hecho en mi vida un bizcocho. Ahora si te das una vuelta por la página que he abierto en facebook con una amiga, verás lo que hacemos:  “NO SIN MI TARTA”.

Es impresionante hacer ver a la gente que se puede comer prácticamente igual aunque tengas cualquier intolerancia, no cuesta nada hacer feliz a la gente y que sean iguales que a los demás, ver las caritas de los niños.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

Yo estoy en “deuda” con todos y cada uno de los blogs de los que tanto he aprendido, pero como te he dicho al principio tengo un especial cariño por tres: CELIAQUINES,  TARTAS SIN GLUTEN y LAS RECETAS DE GLUTONIANA, para mí tenéis un huequito en mi corazón ya.

¡Gracias por contarnos sobre ti Marisa!

Entrevista nº 18. Manuel Gómez

manu_gomez

Manuel Gómez tiene 38 años, desde los 2 años tenía síntomas relacionados con la celiaquía, pero hasta los 8 no fue diagnosticado. Es consultor y gestor de proyectos en Internet y emprendedor

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

Es un hermoso viaje que hicimos por Cantabria. El mar, el verde, la calma…, todo lo que me gusta y me rodeaban. Un muy buen recuerdo.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

Desde muy pequeñito. Mi familia. Siempre tenía dolores de tripa. Hace 30 años era 30 veces más desconocido que ahora y por suerte, en el Hospital Infantil de La Paz la Dra. Polanco y su equipo empezaron a estudiar, profundizar y sensibilizar sobre la celiaquía. Y allí estaba yo, un niño de dos años muy grande y alto con el desarrollo óseo de un niño de uno por culpa de la celiaquía. Es distinto a cuando es sobrevenido ya de mayor. Prefiero mil veces serlo desde crío porque una vez que estás en la dieta la celiaquía no es más que una cuestión de voluntad, rutinas y forja del carácter.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

Casos de intolerancia a otros productos sí: la leche o huevos mi hermano, corregido con el paso del tiempo. Y mis sobrinos también, de hecho con ellos hablo sobre la celiaquía y sus intolerancias con normalidad.

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Nunca me salí de la dieta. Fui un niño muy obediente (con mis padres y conmigo mismo). La celiaquía para mí termina siendo un “problema” conductual. Recuerdo los sabores de muchas cosas: Del pan, de las palmeras de azúcar, de los macarrones pero nunca vencieron a mi voluntad. Creo que hoy en día hay un momento y dos tipos de productos donde habría que incidir. Momento: En la adolescencia, a ninguno nos gusta ser el “patito feo” y no poder comer lo que los demás. Eso te marca y ahí hay riesgo, además de que es la primera época vital en que estás fuera del control paterno y familiar, eres tú solo ante el “peligro”. Dos productos: las bebidas alcohólicas por el denominado en Madrid “garrafón” que no es más que el mismo producto pero configurado originalmente con materiales más baratos, generalmente el trigo, ahí hay peligro. Y luego, las salsas. En los líquidos hoy en día es donde creo que todavía hay que hacer mucha pedagogía sobre el asunto. Comer un sólido que no puedes me parece una transgresión, una grosería eso creo que es fácilmente superable por todos los celíacos pero los líquidos…

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten? 

Sí y no. Cada día más te sientes acogido. Yo nunca he querido que me traten distinto por ser celíaco. He querido comer normal en cualquier sitio con tal de que haya una ensalada y algo a la plancha soy feliz. Pero en algunos sitios por desconocimiento o desgana a veces hay un muro todavía que franquear. En general, suele ser positiva la reacción. Ya los camareros cuando dices “celíaco” no piensan que eres de una secta rara. 

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Muy bien. Se desviven y se adaptan. En muchos casos lo ven también como una oportunidad a comer, incluso, más sano. Nunca tuve problemas con eso. He tenido suerte, creo.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Poco a poco sí. Son ya muchos años y ahora mismo vivimos en España la explosión de la “moda sin gluten” que en Estados Unidos llevan un par de años desarrollando. Estar en California y ver el lineal de un supermercado lleno de productos sin gluten te da alegría. Ahora, siempre siempre siempre hay que revisar el etiquetado. Hay que comprender si el mensaje de “puede tener trazas de…” es suficientemente perjudicial o no. Y ya sabes, ante la duda, no. 

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Me gustan cosas básicas y sencillas de una dieta mediterránea. Me encantan la paella, la tortilla de patatas, el atún y el bonito, las judías verdes y las verduras en general. También me gusta el sushi que hacemos en casa

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Incidiría en la pedagogía, poner más recursos en eso. Me gustaría la unión de todos los que nos encontramos con este trance en algún momento de nuestras vidas

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

Puedes ver la celiaquía como un problema o como una oportunidad. Yo durante años lo viví como un problema. Ahora, lo vivo como una oportunidad. ¡Todos los días tienes tantos productos por conocer! Y en mi caso me ha forjado una voluntad de hierro a saber decir “no” que es muy útil para mi vida diaria, aparte del sin gluten.

¡Gracias por contarnos sobre ti Manuel!

Entrevista nº 17: Miriam del blog “Celicosas” y Allergychef

miriam_celicosas_

 

Miriam tiene 23 años, es periodista y colabora en el mundo sin gluten de varias maneras.

¿Participas de alguna manera en el mundo sin gluten? 

Tengo un blog que empecé hace un año: CELICOSAS. En él explico los lugares dónde he estado y dónde he encontrado comida sin gluten, algunas recetas y cosas que considero de interés para los celíacos y sus familias. Además también escribo el blog de ALLERGYCHEF con artículos sobre temas relacionados con alergias e intolerancias alimentarias.

logo_allergychef

Este blog forma parte de ALLERGYCHEF, la primera web de reservas en restaurantes para alérgicos e intolerantes alimentarios. Todos han recibido una formación específica para atender a estos colectivos. Es un proyecto que hemos iniciado hace poco y del que me siento muy orgullosa de formar parte.

Si queréis saber más sobre el proyecto podéis leer >> aquí.

 

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

Esta fotografía está hecha en Bruselas (Bélgica), en uno de los bares más emblemáticos de la ciudad el “Delirium Tremens”, record Guiness en variedades de cervezas. Aquí me tenéis degustando una típica cerveza belga sin gluten: la Mongozo Premium Gluten Free.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

Me diagnosticaron la celiaquía a los 20 años. La verdad es que fue todo un cúmulo de casualidades. Desde los doce años me medico por hipotiroidismo y la verdad es que nunca antes alguien se había planteado que pudiera padecer celiaquía. Más mayor cambié de endocrina, y comentando con ella algunos síntomas clásicos de la celiaquía como digestiones pesadas, anemias y mareos fue quien pensó que podría padecer la enfermedad. Tras verificarse con las pruebas, empecé a vivir sin gluten. Fue esta misma endocrina la que nos orientó un poco a mis padres y a mi sobre la dieta y donde acudir, y luego, gracias a blogs, webs y conocidos que también son celíacos.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

No, soy el caso raro familiar. Tengo tres hermanas y ninguna de ellas es celíaca.

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más hechas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Sigo la dieta a rajatabla. La mayor dificultad que he tenido con la dieta sin gluten ha sido cuando he viajado, sin duda. No en todos los países están tan concienciados con la enfermedad celíaca, en muchos de ellos no tienen ni idea de lo que es y si tienes que comprar algo en un supermercado muchas veces tienes que ponerte a descifrar jeroglíficos en diferentes idiomas.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

Muchísimos. Me encanta viajar y justo después de descubrir que era celíaca me marché un año de Erasmus, por lo que visité un montón de países y fui consciente por primera vez de lo atrasados que están algunos lugares con el tema de la celiaquía. En muchos supermercados ni siquiera sabían lo que es el gluten, así que la mayoría de veces tenía que recurrir a tiendas especializadas.

Para poder viajar con una dieta sin gluten lo más importante es la previsión. No en todos los sitios vas a poder comprar productos sin gluten, así que siempre tienes que destinar parte de tu maleta a subsistencias. Pero si tienes que comprar alimentación, tienes que estar alerta, buscar siempre un etiquetado que certifique que no lleva gluten, ya que en muchos lugares las etiquetas están en idiomas indescifrables. El último viaje que hice fue a Rusia, concretamente a San Petesburgo y fue bastante complicado. En CELICOSAS suelo explicar todos los viajes y los lugares que visito.

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Mi madre y mi abuela muy bien. A ambas les encanta cocinar y desde que soy celíaca disfrutan como enanas cada vez que consiguen una receta nueva que les sabe bien. Y mis amigos y familiares también, cada vez que ven algo relacionado con el mundo del gluten me lo envían, me hacen fotos… Gracias a ellos siempre estoy al día de todo y siempre procuran ir a sitios donde yo también pueda comer algo más que una ensalada.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. Conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Creo que la sociedad esta bastante concienciada y cada día lo es más. A la mayoría de gente que les comento que soy celíaca saben (más o menos) lo que es. Pero otra cosa es que esa conciencia se traduzca en hacernos la vida más fácil, creo que un gran paso sería aplicar una política de precios que no afectara tanto al bolsillo del celíaco.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Mmm… ¡Qué difícil! La verdad es que me gustan muchas cosas, pero si he de escoger o la tortilla de patatas o, como buena catalana, los canelones sin gluten (de mi abuela).

 ¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Que los productos sin gluten fueran más baratos. Que pudiera ir a una cafetería cualquiera y desayunar un café y un croissant sin gluten, o que pudiera viajar y parar en cualquier tienda o restaurante sin pensar en si van o no a tener algo que yo pueda comer.

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaca?

La conciencia de mis familiares y amigos respecto a mi problema. Cuando he viajado y me han acompañado durante horas buscando por diferentes tiendas algún tipo de galleta o pan sin gluten. También todo el proyecto de ALLERGYCHEF, poder participar y formar parte de una iniciativa que busca facilitar nuestro día a día formando y ampliando los restaurantes que nos pueden atender me parece fantástico y me hace sentir muy orgullosa.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

Me encanta leer muchos blogs, la mayoría ya se han comentado en otras entrevistas (CAMINAR SIN GLUTEN, CELIAQUITOS, CELIACO A LOS 30, LAS RECETAS DE GLUTONIANA). Así que os recomendaría todos, porque me gusta mucho leer las experiencias de otros celíacos, pero también os invitaría a visitar ALLERGYCHEF, dónde trabajamos día a día para que comer fuera de casa cada vez sea más fácil.

Muchas gracias por esta entrevista :)

Gracias a ti Miriam!

Entrevista nº 16: Dany Faccio del blog “Singlutenismo”

Digital image

Dany Faccio es de las incansables probando cosas sin gluten, tiene 25 años y está a punto de acabar la carrera de arquitecta. Rebelde como ella sola cuando le pasé el cuestionario y le dije que fuera concisa me contestó palabras textuales: “no prometo nada”. Y es que tiene mucho que contar. Así que hoy esta entrevista es más larga de lo normal como mucha gente pide. ¡No os quejaréis hoy!

¿Participas de alguna manera en el mundo sin gluten?

Dany: Después de una gran actividad en el grupo de Facebook 500.000 recetas para celíacos, (que hay que ver qué pesada era), finalmente me hice mi propio blog: SINGLUTENISMO

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

Dany: He elegido una foto en Salta, Argentina. Fue mi último gran viaje como no celíaca, aunque ya tenía los análisis de sangre hechos y había adelgazado (y durante el viaje adelgacé más) un montón ese año.

 Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quienes te ayudaron a saber qué podías comer?

Dany: Me diagnosticaron hace poco más de dos años. Mi hermanita, que ahora tiene 7 años, tenía todos los síntomas y al final resultó ser celíaca, así que en la familia nos hicimos todos las pruebas y me tocó a mí (¡y a nadie más!). Ya sabía de qué iba todo bastante bien, tengo una tía que hace unos 30 años que es celíaca. El fin de semana anterior a empezar la dieta hice un festival del gluten en mi casa, y le dije adiós.

¿Hay en tu familia alguien más que sea celíaco o celíaca?

Dany: Por parte de mi familia materna, una tía y un primo. Por el lado paterno, mi hermanita y una tía segunda (prima de mi padre).

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Dany: Uno de los días en que peor lo pasé fue el primero, era 1 de noviembre (sólo a mí se me ocurre, con todos los supermercados cerrados) y me entró un antojazo de bizcocho de chocolate impresionante. Acabé pagando unos 6€ por 6 minibollitos industrialísimos del Opencor. Horrible. También lo pasé muy mal en México, que me contaminé muchísimo con unos cereales que Kellogg’s me había dicho que eran “100% libres de trigo y gluten” y ni parecido… Y eso que yo soy asintomática. Echo de menos los regalices y poder picar algo por ahí que no sea una bolsa de papas. Nunca me he saltado la dieta por voluntad propia, soy muy estricta, sobre todo porque soy asintomática. Creo que es peor no tener claro cuánto daño te estás haciendo que pasarte un día fatal de la barriga.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

Dany: Pufff!!! He de decir que el hecho de ser celíaca no me ha parado. Desde que me diagnosticaron estuve 6 meses de beca en México y otros 6 en Polonia. También estuve casi un mes en Alemania y viajé a otros sitios. Y fue en México, mi primera súper salida como celíaca, dónde me di cuenta lo fácil que es llevar la dieta en España. Allí el listado de marcas aptas eran unas pocas hojitas que podías conseguir por Internet. De productos etiquetados, ni hablar. Y productos específicos en los supermercados, menos. Sí que hay en tiendas específicas, pero aún muchísimo más caros que en España. Llegué a ver un paquete en el que un minicroissant costaba lo que aquí viene a ser 1€. Además, no hay ni un restaurante apto (al menos en el D.F.) y la gente no tiene ni idea de lo que es la celiaquía. Un chico llegó a decirme que no podría comer arroz, porque viene del trigo. Otra de las grandes dificultades de salir fue el idioma, como en el caso de Polonia. Suele serlo para todo el mundo, pero para nosotros que nos pasamos la mitad del tiempo en el supermercado leyendo etiquetas, es aún peor. En Polonia hay mucha más oferta de productos, pero siguen siendo más caros que en España (los mixes de Schär cuestan 6€). Hay una marca que tiene una gran variedad de harinas, pero ninguna funciona igual que aquellas a las que estoy acostumbrada, y no tenía ni tiempo ni dinero para ponerme a experimentar. Había algunos restaurantes sin gluten, y me quedé absolutamente enamorada de uno de sushi.

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo/del colegio? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Dany: Mi familia saca matrícula. Cada vez que los visito, estamos todos desperdigados por ahí, es impresionante el despliegue de medios que llevan a cabo. Y respetan todas mis manías, como la de no usar maderas para cocinar. Y jamás se conforman con prepararme un pollo a la plancha con ensalada. Preparan tartas, pizzas, panes, pastas… Cuando volví de Polonia, mi hermano me estaba esperando en su casa con unos gnocchi caserísimos sin gluten. Qué cosa más deliciosa. Cuando fui a visitar a mi otro hermano, en Alemania, compró harinas y pastas, e incluso para hacer lasaña, y durante las semanas previas a mi llegada miraba y miraba todas las cosas en el supermercado para ver si tenían gluten.

En mi casa también se portan muy bien conmigo. No entra el gluten más que en modo de cerveza, y mis panes y demás experimentos culinarios son muy bien recibidos.

Mis compañeros lo llevan un poco peor. No lo llevan, mejor dicho. A sus casas voy con el tupper puesto. Tengo una muy buena amiga que la pobre tiene un pánico horrible a contaminarme, pero eso es porque me cuida mucho. Otras amigas se han llegado a recorrer buena parte de la ciudad a pie con tal de poder comer todas juntas en un restaurante, o de desayunar en algún sitio.

En México hice unos amigos que me prestaban su casa para cocinar, ya que en la mía no tenía horno, y con las harinas que recientemente me habían llevado desde España, fue un exitazo.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Dany: La verdad es que me ha tocado vivir la mejor parte. Entiendo que en los últimos años se han hecho muchos avances, y que, en según qué parte del mundo, le dices a la gente que eres celíaco y más o menos se hacen una idea. No sé hasta qué punto las empresas quieren hacernos la vida más fácil. En los productos no específicos, creo que se han dado cuenta de que hay un gran negocio con nosotros si etiquetan las cosas correctamente. A nosotros nos hace la vida más fácil y ellos tienen más clientes, es simple. En cuanto a los que comercializan productos específicos, claramente no, no nos quieren hacer la vida más fácil. Entiendo que nuestros productos requieren unos controles más exhaustivos, pero de ahí a que las cosas cuesten como mínimo 4 veces más que su equivalente con gluten, ya es pasarse. En cuanto a las administraciones, más de lo mismo. Considero que pasan de nosotros olímpicamente y que no les interesamos ni por los votos. Lo del I.V.A. era una reclamación que llevaba años, y no fue hasta que nos pusimos todos a mandar cartas que hicieron algo. Y no se puede decir que ahora que están las cosas como están es normal que no nos den ayudas. Ni en la época de las vacas gordas había unas ayudas en condiciones o una regulación de los precios, y eso es vergonzoso. Y por último, creo que los restauradores aún están bastante verdes en el tema. Si ellos, como los empresarios, cayeran en la cuenta del negociazo que hay con los celíacos, las cosas cambiarían mucho. El cliente celíaco es muy fiel, y nos movemos mucho por las redes sociales para recomendar productos y establecimientos. No entiendo cómo los restauradores no lo ven, sinceramente.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Dany: La pizza de mi abuela, desde siempre. Aunque soy muy de dulce, y nunca le hago ascos a unos panqueques con dulce de leche (y si son de mi abuela, mejor, claro).

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Dany: Los precios, sin duda. Y el enfoque de los restauradores, es mucho más fácil de lo que parece ofertar ALGO sin gluten.

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

Dany: Como muchísimo más sano que antes por la sencilla razón de que antes las galletas me las compraba y ahora me las hago yo (aunque antes también me hacía yo los bizcochos). Las cosas hechas en casa siempre son más sanas. De todas formas, siempre me ha gustado mucho cocinar (a los 7 años aprendí a hacer pan -con gluten-), así que estoy disfrutando mucho con esto de producir mis propias cosas, a pesar de la falta de tiempo. Además, me diagnosticaron después de haber podido probar prácticamente todo. Echo muy pocas cosas de menos porque a estas alturas ya adaptamos de todo. He conocido a gente maravillosa y muy luchadora. Estoy impresionadísima por la cantidad de gente que se echa una mano día a día, de manera completamente desinteresada. He encontrado en todos ellos una gran muestra de humanidad.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

Dany: Soy absolutamente fan del grupo de Facebook 500.000 recetas para celíacos, donde además de todas las recetas que encontramos (que ojalá todos se acordaran de ponerlas en el índice jajaja), están todos (o casi) los blogueros sin gluten y resuelven dudas. A raíz de ese grupo creamos 500.000 establecimientos para celíacos, en el que intentamos reunir los lugares en los que podemos comer y comprar sin gluten con las aportaciones y las experiencias de todos. Creo que va funcionando bastante bien.

En cuanto a blogs, no puedo más que recomendar todos aquellos que están enlazados en mi blog: SINGLUTENISMO, en especial, los que nos embarcamos juntos en la creación del PAN BAULERO.

Gracias Dany por contarnos taaanto sobre ti!