Experiencia de una no-celíaca: Mònica M.

banana_bread

Mònica M., vive en Palma de Mallorca y trabaja como administrativa. Su pareja fue diagnosticada de celiaquía, por lo que no le viene de nuevo comer sin gluten. Durante una semana quiso participar en la experiencia de comer SIN GLUTEN.

Mònica nos cuenta su experiencia: 

Ya como muchas cosas sin gluten, mi pareja es celíaca y este año me he propuesto comer yo sin gluten también en casa. He aprendido mucho del tema en estos últimos años y me he dado cuenta lo complicado que es, al salir a comer afuera, ir de vacaciones, etc. Me parece que hace falta una legislación más estricta en cuanto al etiquetado, y debería haber alguna ayuda/subsidio para los celíacos, ya que los productos son el doble de caros. Mi pareja es de Inglaterra y allí los celíacos reciben una “canasta” de productos, que recogen en la farmacia. (Parece que el gobierno está pensando en quitarles… ¿les suena?).

 

DÍA 1

  • Desayuno: café con leche desnatada – zumo de pomelo y naranja – müesli sin gluten (de Ikea, bastante caro…pero el que yo como normalmente también es caro, así que) con un poco de leche y medio yogur de soja de Mercadona sin gluten.
  • Almuerzo: arroz con pollo con cúrcuma (de Mercadona!) 2 mandarinas – té verde con mango (de Mercadona, of course!).
  • Cena: sándwich de pollo con pan de molde de Mercadona (qué seco!), tomate y queso.

DÍA 2

  • Desayuno: igual al día 1 – + 1 kiwi.
  • Almuerzo: arroz con pollo (es que sobró de ayer y me daba pena tirarlo!)
  • Merienda: 1 té con una rebanada de banana bread sin gluten casero!
  • Cena: sándwich de pollo (pan de Mercadona sin gluten), tomate y queso.

DÍA 3

  • Desayuno: igual al día 2
  • Almuerzo: ensalada Florette ligera (no le puse los croutons! 😉
  • Cena: sándwich de jamón, queso y tomate

DÍA 4

  • Desayuno: igual al día 2
  • Almuerzo: tortilla de patatas con cebolla y tomatitos cherry
  • Cena: pasta sin gluten con salsa de tomate

DÍA 5

  • Desayuno: igual al día 2
  • Almuerzo: tortilla de patatas con tomatitos cherry 2ª parte
  • Cena: sándwich de jamón, queso y tomate

DÍA 6

  • Desayuno: igual al día 2
  • Almuerzo: tostadas de maíz y arroz con pechuga de pavo y queso Havarti light.
  • Cena: aaaaaaahhhhhhhh, fuimos a una parrillita argentina, pedí que no trajeran el pan (esfuerzo grande, ya que viene calentito, recién horneado) y voy y me pido ¡¡una shandy!! Primer desliz de la semana, me sentí muy mal, pero no le iba a decir al camarero: “perdone, es que me equivoqué, lo que quería en realidad era una Coca Cola”! Cené asado de tira, entraña, ensalada y patata asada. No pedimos postre.

DÍA 7

  • Desayuno: café con leche, 2 tostadas de pan de Mercadona sin gluten con dulce de leche y zumo de pomelo y naranja
  • Almuerzo: chili con carne y arroz blanco, mandarinas
  • No cené este día, porque hice un banana bread y me comí dos rebanadas por la tarde con un té, así que por la noche no tenía apetito.

*** 

¿Te ha costado seguir la dieta? ¿En qué momento o momentos más?

La verdad no me ha costado mucho, he tardado más en hacer la compra para el almuerzo (trabajo en una oficina 8 horas seguidas y tengo un Eroski y un Lidl al lado, generalmente salgo a comprarme algo para comer). También me ha costado en la oficina porque siempre hay alguien que tiene/ofrece galletas; y en dos ocasiones “casi” acepto.

¿Te ha ayudado alguien a saber qué cosas poder comer o no?

Teniendo a alguien en casa que es celíaco, no me hace falta mucha ayuda.

¿Qué te ha llamado más la atención al tener que comer sin gluten?

Lo poco que la gente sabe sobre el tema, me parece increíble que en la mayoría de los restaurantes, ni los cocineros ni los camareros tengan ni idea, me parece que debería ser obligatoria alguna capacitación en este tema.

¿Qué crees que debería cambiar si tuvieras que continuar comiendo sin gluten?

No mucho, la pasta sin gluten me gusta tanto o más que la con gluten. No soy una gran comedora de pan, y el de Mercadona me gusta bastante, para las pocas ocasiones en las que me apetece un sándwich o unas tostadas.

 Supongo que debería cambiar de trabajo y encontrar uno en el que gane el doble, ya que todo lo sin gluten, ¡es carísimo! Esta semana lo he notado al ir a comprar algo para comer en la pausa de trabajo.

¿Crees que ahora verás las cosas diferentes y podrás ayudar más a esa persona cercana que come sin gluten?

Seguro que sí, en casa ya lo estoy practicando, ya que al ser dos, no tiene sentido cocinar por separado la pasta, tener dos tostadoras, etc.

¡Gracias Mònica por participar y contar tu semana sin gluten!

***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Anuncios

Experiencia de una no-celíaca: Laura B.

Laura B., tiene 44 años, vive en Barcelona y es administrativa. No tiene a nadie conocido que sea celíaco, pero acepta el reto de comer sin gluten durante una semana. Por varios motivos conoce la dieta.

Laura nos cuenta su experiencia: 

DÍA 1: ¡Superado!  Aunque a media mañana me habría comido un buen bocadillo… El pan que como es de trigo sarraceno y harina de arroz con levadura ecológica sin gluten hecho en casa…. No es lo mismo  🙂

DÍA 2: Sigo con fuerza mental. Es una semana de cambios: dieta, cambio de horario laboral, propósito de ir al gimnasio mínimo tres veces a la semana…

DÍA 3: ¡Me siento con energía! Hoy he hecho para cenar lenguado y unos buñuelos de calabacín, substituyendo la harina “normal” por harina de arroz.

DÍA 4: –

DÍA 5: – Superado.

DÍA 6: –

DÍA 7: –

Laura comenta que el fin de semana baja un poco la guardia porque tiene una celebración familiar y porque la siguiente semana tiene que seguir con su dieta. Y tiene la suerte de poder elegir, no como los celíacos.

 ***

¿Te ha costado seguir la dieta? ¿En qué momento o momentos más?

Sí, cómo no. Creo que todas las dietas son difíciles de seguir. No te sabría decir… son momento puntuales… un buen bocadillo, una buena cerveza fresca… También es cansado el momento de la compra, siempre leyendo etiquetas… hasta ahora no lo entendía cuando me lo explicaban.

En casa somos tres y seguir una dieta sin gluten es complicado porque tienes que pensar bien las comidas.

¿Te ha ayudado alguien a saber qué cosas poder comer o no?

Sí. Como ya te expliqué por correo electrónico, la dieta que sigo está supervisada por un profesional, aunque no siempre lo tienes contigo.

¿Qué te ha llamado más la atención al tener que comer sin gluten?

Que debes leer las etiquetas de todos los productos que tienes que comprar en el supermercado.

¿Qué crees que debería cambiar si tuvieras que continuar comiendo sin gluten?

La mentalización es fundamental. También hay que cambiar de supermercado… jijijjiiiiii.

También tendría que revisar los blogs de cocina que sigo y añadir algunos más que se dedican a cocinar sin gluten y a difundir buena información al respecto.

¿Crees que ahora verás las cosas diferentes y podrás ayudar más a esa persona cercana que come sin gluten?

Por ahora no conozco a nadie. Pero, por supuesto, que la visión es otra y me ofrecería a ayudar en todo lo que pudiera.

También, quiero añadir que lo he tenido mucho más fácil que muchas otras personas, ya que mi horario laboral me permite comer todos los días en casa.

La valoración es muy positiva porque he tomado más conciencia de la suerte que tengo de gozar de una buena salud y sin alergias ni intolerancias alimentarias que me permiten comer lo que me apetece.

¡Gracias Laura por participar y contar tu semana sin gluten!

***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Experiencia de un no-celíaco: Gabriel

Gabriel, tiene 40 años, vive en Valls y es Ingeniero Informático. Tiene una hija celíaca de 7 años. Durante una semana quiso participar en la experiencia de comer SIN GLUTEN.

Gabriel nos cuenta su experiencia:

Mi caso es un caso algo particular. Desde que le diagnosticaron la celiaquía a mi hija, en casa prácticamente no entra nada con gluten, para evitar contaminaciones, pues con mi mujer en su momento pensamos que era lo mejor, porque siempre hay algún pequeño riesgo a que alguno cometamos un error y contaminemos. Esa es la opción más fácil, aunque eso sí, nada económica (sobre todo para algunos productos como el pan o la pasta), pero mientras podamos mi mujer y yo seguiremos haciéndolo así* (*=nota al pié).

Digo esto para que entendáis que mi semana sin gluten, realmente, ha sido algo diferente a la mayoría, pues yo ya acostumbro a comer sin gluten, y por lo tanto a mí no me ha supuesto teóricamente hacer un sobreesfuerzo, pues a pesar de no ser celíaco llevo una dieta prácticamente al 100% sin gluten siempre.

Tengo que admitir que alguna vez pienso, cuando como un pan que se rompe, o un pan que veo que no es tan bueno, que me gustaría comer pan con gluten, pero después pienso que lo que estamos haciendo es por una buena causa y sigo comiendo sin gluten tan feliz. Además, por suerte, hoy en día hay panes sin gluten muy logrados (aunque eso sí, nunca son iguales a los panes con gluten).

También pienso muchas veces lo caros que son muchos de los alimentos sin gluten (pan, pasta, etc.) y que ahorraríamos mucho si solamente compráramos sin gluten para mi hija mayor, pero estoy seguro de que entonces, algún día cometeríamos algún pequeño error y algún día mi hija comería algún plato con trazas de gluten. Tengo que decir que mi pediatra alucina cuando ve las analíticas de control de mi hija. Medio en broma dice que las enmarcará, que son de record guiness, lo que indica que, a nivel de su salud, parece que estamos haciendo las cosas muy bien.

Personalmente tengo que admitir que me es fácil llevar una dieta sin gluten porque como en casa. En realidad, cuando me salto la dieta sin gluten es cuando como fuera de casa. Yo puedo saltármela sin problemas, porque no soy celíaco, pero pienso en lo difícil que lo tendrá mi hija si no intentamos mejorar entre todos el tema de la restauración sin gluten. Por suerte, cada vez más es un tema más conocido, y las asociaciones de celíacos están luchando para mejorar más este aspecto, pero hay que decir que hay todavía muchísimo trabajo en este campo, pues un estudio que leí indica que solamente un 3% de los restaurantes ofrecen menús sin gluten con garantías.

Sobre el tema del experimento de la semana sin gluten, tengo que admitir que, a pesar de haber hecho todas las comidas de toda la semana sin gluten (como siempre, vamos), sí que me he saltado la dieta un par de veces: una de las veces cuando un conocido en un club donde voy (club de ajedrez, no penséis mal), me ofreció un caramelo de regaliz. Me lo zampé sin pensar. Luego pensé, huy, si seguramente tiene gluten, ¡ya me he saltado la dieta! Y pensé en la suerte que tenemos los que no somos celíacos y no tenemos que mirar siempre qué comemos y qué no. Otra vez, también fuera de casa, cuando me comí unos bombones que me ofrecieron, que también era con gluten.

En definitiva, hacer dieta sin gluten en casa es fácil (pero no económico), pero hacerla fuera no lo es tanto. El experimento creo que ha sido positivo para darnos cuenta de que en algunas situaciones ser celíaco puede no ser tan fácil.

(inicio de la nota al pié): Al principio esto era así (realmente no entraba nada con gluten en casa), sin embargo, al nacer nuestra segunda hija y tener que introducirle el gluten, lo que hicimos fue lo contrario a lo que la mayoría de la gente hace: tener bien aislados los alimentos que contienen gluten, y tener con toda normalidad los que son sin gluten. Esto se lo comentamos a nuestra pediatra que está muy familiarizada con el tema “sin gluten” por tener gente cercana que también es celíaca. Nos comentó que realmente como lo hacemos es muy correcto, pues lo que contamina es el gluten, y es el gluten lo que teóricamente se tendría que aislar.  También decir que preferimos gastarnos el dinero en una comida saludable que en otras cosas. (fin de la nota al pié).

¡Gracias Gabriel por participar y contar tu semana sin gluten!

***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Una semana SIN GLUTEN

logo_semana_singluten_glutoniana

Cuando nos dicen que tenemos que seguir una dieta de la que se excluyen alimentos muchas personas nos dicen, bueno no hay para tanto puedes comer esto o aquello. Y sí, al final siempre hay algo qué comer. El problema con nuestra dieta SIN GLUTEN es que no todo es no comer esto o aquello, es que fuera de casa las cosas se complican, hay que cambiar hábitos, etc. (¿Qué os voy a decir que no sepáis?).

Hace muchísimo tiempo que quería hacer esto, buscar voluntarios que no fueran celíacos para que durante una semana comieran SIN GLUTEN. Y por fin ahora lo he conseguido. Hay un grupo de personas que hoy mismo empezarán a comer como lo hacen sus familiares o amigos celíacos. Con la diferencia que luego ellos podrán volver a comer como quieran, eso alivia, ¿eh? Jajaja.

Con esto seguro que sacaremos conclusiones muy buenas, mucha gente se pondrá más en la piel de los otros. Y, ¿por qué no?, seguro que habrá momentos divertidos para algunos. Como siempre digo las cosas desde dentro no se ven igual.

En unos días os contamos cómo ha ido aquí en el blog de ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN   

¡Ánimo a todos los que habéis empezado la dieta!

Entrevista nº 27: Teresa Marías del blog “Etología familiar”

teresa_maria

Teresa Marías, tiene 34 años y es veterinaria especialista en comportamiento animal.

¿Tienes algún blog o participas en el mundo sin gluten?

Tengo un blog ETOLOGÍA FAMILIAR, que es un poco jaleo, como mi vida en general. Se suponía que iba a tratar sobre comportamiento animal, pero también trata de mi vida, como persona, como madre y como celíaca. Pongo las recetas que de verdad “salen” (y me salen a mí, que soy tirando a torpe…) y cuento consejos para llevar mejor la dieta sin gluten. En Facebook también participo en varios grupos sin gluten.

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

Para mí esta foto contiene tres de mis pasiones: la naturaleza (está hecha en un hayedo de Pirineos), los perros y su adiestramiento (Tosca es la pequeña, Marco el grande, están los dos respondiendo a una llamada) y por supuesto, mi marido, Guardabosques. Vale, a él no se le ve, pero es que alguien tenía que sacar la foto.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿cuánto tiempo hace que eres celíaca? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber que podías comer?

Hace unos ¿8 años ya? Me diagnosticaron espondilitis anquilosante. Tenía muchísimos dolores que me impedían hacer una vida normal, y no respondía al tratamiento normal (antiinflamatorios). Desesperada, me fui a un naturista que me hizo una dieta de eliminación. Cuando volví a comer trigo me puse fatal, granos por todas partes, ronchas, dolores de espalda otra vez horrorosos. Pero como los análisis de sangre eran negativos, me tuvieron dando vueltas cuatro años más, hasta que un médico de digestivo se animó a hacerme la biopsia intestinal, que fue positiva. Eso fue el año pasado. Desde que me enteré de mi intolerancia al trigo, fui aprendiendo lo que podía o no comer más o menos por mi cuenta, con internet… cuando leí en lo que consistía la celiaquía, me metí más en las asociaciones y en los blogs, y poco a poco. Como no tenía un diagnóstico definitivo, no me metí en ninguna asociación, y los médicos me dijeron que ellos no podían recomendar la dieta sin gluten sin tener primero las pruebas definitivas… un poco lío.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

Mi marido también lo es, está recién diagnosticado por biopsia. Mi niña mayor está en estudio porque también tiene anticuerpos negativos, y aunque la biopsia salió alterada (Marsh III), no le ponen la etiqueta “celíaca” hasta que no vean su evolución sin el gluten. Con la pequeña estamos de pruebas, ha estado parada totalmente, sin crecer ni engordar, desde los seis meses hasta el año. En los siguientes seis meses, ya sin gluten, ha dado un estirón espectacular. Pero en Septiembre tenemos que volver a introducir el gluten, a ver qué pasa. Además, mi cuñada es celíaca, diagnosticada hace tres años, y con artritis reumatoide desde hace como diez. Otro de mis cuñados, político, también está recién diagnosticado por problemas reumatológicos.

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Me encanta viajar y comer fuera, y es lo que más echo de menos, el ver un restaurante que me apetezca y entrar a comer sin preocuparse de más. Antes del diagnóstico definitivo sí que me salté la dieta varias veces. Cada seis meses, pensaba, ¿y si es verdad que no soy celíaca, y se me ha pasado? Pero claro, no… Desde que me dieron el diagnóstico, sólo he “metido la pata” un par de veces, con alguna traza escondida, o en algún restaurante.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

Pues bastantes, sí. Nos gusta viajar mucho, y en muchos sitios no hay ningún hotel o restaurante que den comida sin gluten, y en algunos que dicen que lo dan, al final no era verdad. Siempre hay que andar con mil ojos…

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Bueno, depende. Mi familia se ha concienciado, aunque todavía les cuesta. Mis amigos se preocupan mucho, y me preguntan cuándo quedamos adónde puedo ir, o qué puedo comer, o me organizan la comida para que pueda comerla. Pero claro, de todo hay, y la mayor parte de la gente todavía no conoce la enfermedad, y enseguida te tachan de exagerada con muchas cosas. Lo que peor llevamos son los cumpleaños con las niñas. No porque mi niña se queje, que está súper concienciada y se adapta muy bien (menos mal que le gusta más el huevo kinder que la tarta…), pero es que ¡hay gluten por todas partes! Y la pequeña está en esa fase en la que se lleva de todo a la boca… hay que andar con mil ojos.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Creo que se ha mejorado mucho en  los últimos años. Con los niños, los médicos están súper puestos, y les hacen todas las pruebas enseguida. En cambio, con los adultos, me parece que no, que todavía hay mucho desconcierto, tanto entre los médicos de digestivo como los de otras especialidades. Las empresas están viendo que somos un mercado en crecimiento, y están empezando a hacer las cosas mejor, pero todavía falta, sobre todo temas de etiquetado, de precios y de calidad de los productos sin gluten.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Uff, qué difícil, con lo que me gusta a mí comer… Me encanta el sushi. Y el gazpacho.

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

El tener que contarle mi vida a cada camarero que conozco. Me encantaría poder entrar a un restaurante y que en la carta vinieran marcados los platos aptos, pedir y ya está. Y por ponernos a pedir, eliminaría las trazas del planeta, que hacen la vida imposible.

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

Conocer a mucha gente maravillosa. En internet, en el Facebook y en los blogs, pero también en muchos restaurantes, camareros encantadores que te dan un trato más personal, te preguntan, se preocupan por ti…

Bueno, y que desde que hago dieta, mi vida ha mejorado espectacularmente. No tengo tripilla, ni retengo líquidos, ni se me hinchan los tobillos, ni me salen ronchas. Y he pasado de tomar quince pastillas diarias, entre antiinflamatorios y analgésicos, a ninguna. Eso sí que te cambia la vida.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

¡Somos ya un montón! Recomiendo pasar por los grupos de Facebook, el de las 500.000 recetas sobre todo, pero también el de los restaurantes y hoteles y el de la petición de firmas. Aprendes infinito.

Para la lista de blogs, pasaros por el mío (ETOLOGÍA FAMILIAR), tengo un blogroll con todos los que visito y que más me gustan. ¡Y no olvidar el de Glutoniana!

¡Gracias Teresa por contarnos un poquito de ti!

***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Entrevista nº 26 – Oihana

oihana_100entrevistas_glutoniana

Cuando nació el blog todavía no conocía todos los motivos por los que la gente comía sin gluten. En mi caso fue la celiaquía lo que me llevó a ello, pero luego he descubierto que por otras intolerancias, alergias y, ahora desde hace relativamente poco, hay gente que le han diagnosticado SENSIBILIDAD AL GLUTEN NO CELÍACA (SGNC). Si queréis saber más podéis leer >> aquí. Me pareció interesante abrir un poco el abanico  y poder entrevistar a gente que deben seguir una dieta SIN GLUTEN aunque no sean celíacos.

***

Oihana está diagnosticada de SENSIBILIDAD AL GLUTEN NO CELÍACA y tiene 29 años. Aunque no tiene blog participa en varios grupos y páginas en Facebook de celíacos o de personas con intolerancias alimentarias.

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

He elegido esta foto, por ser una de las pocas veces que he salido a comer fuera de casa y me ha sentado estupendamente y todo gracias a que el cocinero tiene familia celíaca y conocía perfectamente la problemática de salir fuera.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la Sensibilidad al gluten no celíaca? ¿Quién lo descubrió? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

Pues me diagnosticaron la SGNC ya con certeza hace unos meses, después de casi 2 años de sospecha y muchas pruebas con mi médico de digestivo. El proceso ha sido largo y muy duro.

Decir que desde que tenía 3 años, casi siempre estaba mala del estómago, con muchas diarreas y fuertes dolores, pero hace 2 años llego un día en el que no podía comer nada porque tenía dolores fuertísimos de tripa, con mucho hinchazón y diarreas. Me ingresaron 10 días y tras seguir empeorando y no saber que me pasaba me mandaron para casa porque no veían nada. En casa fui apuntando la comida que veía que me sentaba peor y tras hablar con el médico de digestivo en la consulta sospechó de la SGNC por la comida que me sentaba mal y la sintomatología que tenía (hinchazón de tripa, diarrea, dolor articular, se me dormían las manos, insomnio, pérdida de peso, eczemas por el cuerpo,  muy mal humor, migrañas (las cuales después de 22 años han mejorado muchísimo con la dieta).

Mis endoscopias (4 me han hecho) salían bien, tras estar 6 meses comiendo sin gluten y luego volver a introducirlo (que calvario fue…) al igual que la colonoscopia y analítica sin anticuerpos, visitas… El digestólogo decidió hacerme un estudio que nunca se había realizado en mi comunidad. He tenido que comer 3 veces pan a ciegas (con semanas de diferencia) y apuntar la sintomatología y soplar en los tubos para ver los cambios que me producía esos diferentes panes (tras 12 horas, de las cuales 8 las pasaba en el hospital). Y tras los resultados, se confirmó la SGNC.

Para saber que podía comer, fui informándome en páginas de celiacos y gente que padecía el mismo problema y con la ayuda del médico de digestivo.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca, o tenga que seguir una dieta sin gluten?

No.

¿Te acuerdas cuál fue tu última comida con gluten?

 Una napolitana de chocolate (cuando me volvieron a introducir la dieta con gluten para hacerme una gastroscopia).

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

La mayor dificultad ha sido el no poder salir a comer fuera con la tranquilidad que lo hacía antes y que ciertas personas no te inviten a comer a sus casas porque dicen que como no puedo comer nada (comentario que odio muchísimo).

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

Generalmente sí. Muy pocos restaurantes tienen conocimiento de las dietas sin gluten y sobre todo de la contaminación cruzada. Y si a comer sin gluten, añadimos que tengo intolerancia a la lactosa y alergia a la leche de vaca… más problemas aún.

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, etc.? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

La verdad que en este sentido mi familia lo lleva bien, se ha involucrado mucho y por ello les estaré eternamente agradecida. Aunque es cierto que no todos mis conocidos lo entienden.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Es cierto que en estos últimos años se ha avanzado bastante pero todavía queda mucho por mejorar.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Tengo varios, pero me quedo con un buen pescado al horno.

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Bajaría los precios, porque si ya cuesta llegar a fin de mes, más con esos precios tan abusivos. Y también me gustaría que hubiera más sensibilización al respecto a la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca.

¿Algo bonito que te ha pasado por tener que llevar la dieta sin gluten?

Por tener que hacer la dieta sin gluten, el haberme adentrado en la repostería (y eso que yo nunca fui golosa jeje). Pero lo más importante, el haber mejorado bastante mi salud y saber que tengo una familia fabulosa que siempre me apoya y está pendiente de mi mejoría, de hecho, recuerdo después de haber perdido bastante peso, los primeros 100 gramos que engordé, llamar a mi abuela y que llorará de alegría diciendo, que por fin me estaba poniendo bien.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

Os recomiendo la TARTA DE MANZANA que suelo hacer:

– 170 gramos de azúcar moreno

– 2 huevos

– 4 cucharadas de aceite

– 180 gramos de harina mix dolci C de Schär (o bien 110 grs. de harina de arroz y 70 grs. de harina de maíz)

-6 gramos de levadura

– 150 ml. de leche (yo uso de soja o arroz)

– 2 manzanas (sin piel y cortada a gajos para decorar)

Mezclar en un bol el azúcar, huevos y aceite. Añadir la harina y gasificante y por último la leche. Una vez echada la masa al recipiente, cortar las manzanas para decorar. En horno 180 grados, unos 40 minutos.

 También os recomiendo algunas páginas de celiacos, que por lo menos para mí, son de gran ayuda, entre otras:

¡Gracias Oihana por contarnos un poquito de ti!

 ***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

 100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Entrevista nº 25: Marga Mallol

marga_mallol

Marga tiene 51 años y es periodista. Es una de las personas que conocí hace unos años por todo esto de la celiaquía, es el clásico ejemplo de persona que se pasa años sin diagnóstico. Pero más vale tarde que nunca 🙂

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

No tengo ninguna foto especialmente significativa con la intolerancia al gluten ya que no fui consciente del problema hasta de muy mayor (me diagnosticaron con 45 años). He elegido una de cuando cumplí tres años. Mi expresión es de semisonriente. No recuerdo haber sido una niña muy feliz, aunque tampoco infeliz.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

Como ya he comentado me diagnosticaron a los 45 años. La peregrinación hasta el diagnóstico fue muy dura. Siempre fui una niña debilucha. Yo siempre decía que tenía una mala salud de hierro, ya que he estado muy pocas veces en cama, pero siempre he tenido cuando no una cosa, dos. Me diagnosticó un digestólogo de la Seguridad Social, aunque a él me derivó uno de Medicina Interna quien siempre he creído que ya se olió algo.

Sobre el aprendizaje fui un poco autodidacta. Los médicos diagnostican pero no tienen ni idea (al menos con los que me he topado yo), de qué podemos comer y de qué no. Y ya no os digo con la contaminación cruzada). De todas formas, debo reconocer que tuve la suerte de tener una amiga que conocía muy de cerca la celiaquía y me ayudó y sigue ayudándome mucho.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

En mi familia no hay nadie más celíaco, es muy raro, lo sé, pero es así. Mis padres y mi hermano han dado negativo en sangre, pero no se han hecho la biopsia, así que…

¿Te acuerdas cúal fue tu última comida sin gluten?

Siiiiiii… Os voy a contar una anécdota. El digestólogo que me diagnosticoó me hizo una analítica según me dijo “muy completa” pero no me dijo que me pedía la transglutaminasa. Cuando fui a buscar el resultado todo había dado negativo, menos un indicador que todavía no había llegado y que “era muy importante”. Me asusté e insistí en que me dijera qué indicador era. Al final después de mucho insistir me comentó que era la transglutaminasa y me explicó qué era. Volví unos cuantos días después y todavía no estaba el resultado. Resumiendo, mi analítica se había perdido. Me hice una nueva con un médico privado y el resultado estaba clara incluso para mí! Volví al de la Seguridad Social, se la enseñé y me dijo que era prácticamente seguro que era celíaca, pero que necesitaba la prueba definitiva: la biopsia. Me dieron hora para el primer día laborable después de Semana Santa. Yo ya tenía un viaje organizado a Jordania. Comí todo el pan ácimo que pude durante todo el viaje y mi “última cena” fue prácticamente a base de dulces. Mis amigos no entendían nada, ya que sabían que a mí me va más lo salado que lo dulce. Me miraban como si me hubiera vuelto loca. Todos menos una amiga que sabía lo que me esperaba al día siguiente. Jajajaja ¡Casi me empacho!

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Sin ninguna duda lo que más echo a faltar es el pan, ya que yo comía pan con pan… Sobre saltarme la dieta, conscientemente no lo he hecho ni una sola vez. De todas formas, inconscientemente estoy segura que más de una vez habré ingerido gluten. Es inevitable.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

No excesivamente. He viajado bastante y siempre he podido comer. Es verdad que si antes entraba en los restaurantes sin mirar nada más que el precio, ahora primo más la seguridad al precio. También es verdad que ahora la mitad de mi maleta es ropa y la otra mitad comida. Tomo la precaución de intentar hablar con los responsables de los hoteles antes de hacer la reserva, ya sea por teléfono o internet. Al principio era un rollo, pero ahora ya me he acostumbrado.

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Hay de todo. Con mi familia directa y amigos íntimos no he tenido ningún problema. Al principio me preguntaban siempre qué comprar, cómo cocinar… pero ahora, ¡hasta saben más que yo!

No vivo en un entorno idílico y hay personas que no me entienden y nunca me entenderán porque no ponen interés. No lo dicen pero me tienen por una exagerada histérica, pero me da igual. No voy a comer a su casa o con ellos, ¡y punto! Y si lo hago me llevo mi comida y santas pascuas. ¡Allá ellos!

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Estamos todavía lejos de una normalidad absoluta, pero poco a poco van cambiando las cosas. Yo he hablado con personas celíacas o que tienen un contacto muy directo con celíacos desde hace mucho tiempo y ahora hay más consciencia del problema.

Esto no quiere decir que los celíacos no tengamos problemas, seguimos teniendo y muchos. No tenemos que tener vergüenza de ametrallar a los camareros y cocineros a preguntas. Tenemos que seguir luchando para que los almidones, nuestros grandes enemigos, no sean de trigo o, mejor aún, no haya en los alimentos. Tenemos un reto muy importante que es el precio de nuestra comida. Es intolerable que tengamos que pagar hasta cinco veces más por una comida que es nuestro medicamento. En definitiva, el camino todavía es largo, pero hay que intentar ser optimistas.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Ummmmm… ¡la tortilla de patatas y el pan con tomate y jamón!

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Los precios y el sabor de algunos alimentos como el pan. Lo primero es sólo voluntad política y empresarial. Lo segundo, supongo que es voluntad de seguir investigando y que las empresas se interesen en hacerlo cada día un poco mejor.

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco? 

Pues varias cosas. Me he dado cuenta de quién me aprecia de verdad y quién no. Un ejemplo, mis sobrinas se fijan siempre en los sellos “sin gluten”. También es muy bonito llegar a una cena y ver que todo es sin gluten y que te expliquen dónde han comprado las cosas y que se han interesado en que absolutamente todo era sin gluten, excepto el pan que lo han separado del resto de la comida (cosa que entiendo, ya que nuestro pan no es tan bueno y no podemos exigir que los no celíacos coman nuestro pan si pueden comer otro de más bueno).

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

Uyyyyy lo de la receta es muy difícil, pues soy una pésima cocinera…. Aquí me abstengo… jajajaja. Blog, sin dudarlo Glutoniana, las recetas de Glutoniana y no estoy haciendo la pelota a nadie, ehhh!!! Lo digo de verdad!!!!!! Palabrita de celíaca!

¡Gracias Marga por contarnos un poquito de ti y por el peloteo jajaja!

***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Entrevista nº 24: Mateo (participante de MasterChef)

mateo_100entrevistassingluten_glutoniana

A Mateo lo conocéis muchos por su paso por la tele. Tiene 21 años y es estudiante de la escuela de cocina Le Cordon Bleu Madrid. Colabora en diferentes actos como jurado o de invitado para que se tenga en cuenta su celiaquía y que la gente se implique en la causa.

Por mi parte, agradezco que haya querido colaborar con este blog 🙂

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

La foto que he elegido significa muchas cosas. Habla, como se puede ver a simple vista, mi pasión por la pastelería y sobre todo, si se profundiza más, en la pastelería sin gluten que es una de las cosas de las que siendo celiaco no me podía privar. Además de mi paso por MasterChef.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

Me diagnosticaron la celiaquía hace dos años, va a hacer tres dentro de poco, y la verdad es que siempre, desde muy pequeño, he tenido los síntomas solo que cuando se la diagnosticaron a mi madre y luego a mi hermana decidimos hacerme la prueba. Fue un camino fácil porque aquí en Huesca el mundo celíaco es muy conocido y tenemos muchas facilidades para encontrar productos o para comer por ahí. Simplemente me dijeron un día que dejara el gluten y no tuve ningún problema porque en casa ya estábamos preparados.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

Como he dicho mi hermana mayor y mi madre.

¿Te acuerdas cuál fue tu última comida sin gluten?

Una tortilla de patata jajajaja.

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Alguna vez he tenido la necesidad de saltarme la dieta sin gluten porque consideraba que era necesario. En el programa, sobre todo al principio, pensaba que debía hacerlo porque veía necesario probar las cosas para ver los factores que influyen en un cocinado. Posteriormente, escogí disfrutar del programa al máximo, cosa que no podía hacer si seguía probando cosas fuera de la dieta. Al final no es que optara por mi salud, opté por mi salud y por disfrutar del programa.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

La verdad es que me encuentro con muchos problemas. Cada día menos, pero por ejemplo últimamente he ido mucho a Madrid y es horrible para que vaya un celiaco… Muchos no tienen ni idea de lo que es y muchos fingen saber que sí lo saben.

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de clase? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

Lo llevan muy bien y sobre todo porque considero que al estar cerca de un celiaco también se enriquece el conocimiento sobre una enfermedad poco conocida, pero muy extendida. Esto ayuda a la difusión de la enfermedad y que cada vez estemos más considerados en los restaurantes y en los supermercados.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil? 

Como he comentado, cada día más. Los médicos son una agrupación que conocen la enfermedad perfectamente, solo que hay algunos que la tienen más en cuenta a la hora de los diagnósticos en el área de digestivos. El ejemplo de Huesca por ejemplo es muy claro. En Huesca somos tantos (diagnosticados) porque hay un doctor que está muy pendiente de esta enfermedad y la verdad es que la gente se lo agradece muchísimo, porque les cambia la vida radicalmente. No es que en Huesca haya más que en el resto de España, es que en el resto de España no esta tan diagnosticado… Aunque me gustaría saber por qué no.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

Mi comida favorita es todo. Desde una carne a la parrilla, una crema de verduras, pasando por un pescado a la sal y terminando en el más suculento postre de chocolate. ¡Todo!

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

El precio de los productos, algo que las instituciones políticas tendrían que cambiar con subvenciones de cualquier tipo o buscando alguna solución de tasas.

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

Yo diría que entrar en MasterChef. Creo que fue una de las cosas que me ayudaron a entrar además de mi juventud y mi afición a la cocina. De esta manera puedo hacer muchas más cosas “bonitas” ayudando al colectivo a mejorar su vida de cualquier forma posible…

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

Una página muy maja con recetas de todo tipo: CANAL SIN GLUTEN

La página de productos y con recetas estupendas: GENIUS GLUTEN FREE

Y una receta de las mías:

 Pasta con salsa de queso fresco apta para dietas sin gluten.

Ingredientes:

Para la pasta.

250 gr de harina de maicena

3 huevos

Un chorro de aceite

Para la salsa.

2 cucharadas de queso crema.

5 lonchas de panceta o bacon

¾  de cebolla

Tomillo

Sal

Pimienta

Preparación.

Empezamos con la masa de pasta. Se pone harina en un bol y hacemos un volcán con 3 huevos y el aceite. Mezclamos primero con un tenedor y cuando esté más dura metemos las manos. Cuando ya haya quedado más o menos incorporado sacamos a la mesa y amasamos bien hasta que quede homogénea y elástica. Cuando la tengamos la envolvemos en papel film y la dejamos media hora reposando.

Mientras hacemos la salsa. Trituramos los ¾ de cebolla y la pochamos a fuego medio con un poco de aceite y sal. A esta le añadimos el bacon cortado al gusto de cada uno y salteamos. En un bol, por otra parte, batimos 4 huevos, sal, mucha pimienta y la mitad de un paquete de queso crema. Ponemos una olla alta con abundante agua salada a hervir.

Cuando la pasta haya reposado la estiramos con un rodillo o con una maquina que podemos aprovechar para hacer los espagueti u otro tipo de pasta dejando un grosor de 1,5 mm/2mm. Cuando la tengamos formada la cocemos en el agua hirviendo con abundante sal y la dejamos de 4 a 5 minutos o hasta que se pruebe y este al gusto de cada uno, personalmente prefiero “al dente”.

Una vez cocida la pasta la ponemos en la sartén con el bacon y la cebolla pochada con el fuego apagado y la sartén templada. Incorporamos un poco y añadimos la mezcla de huevos y queso y el tomillo picado. Presentamos con un poco de pimienta molida y parmesano rallado.

 Si queréis la receta en PDF >> receta_pastasalsaqueso_mateo_100entrevistassingluten

¡Gracias Mateo por contarnos un poquito de ti!

 ***

Os invito a leer la entrevista que le hizo Isabel del blog SIN GLUTEN SOY FELIZ y que es mucho más extensa que esta:

ENTREVISTA A MATEO EN EL BLOG SIN GLUTEN SOY FELIZ

***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Entrevista nº 23: Celíaca Inquieta del blog “Celíaca Inquieta”

 

celiacainquieta

CELÍACA INQUIETA tiene un blog con el mismo nombre: CELIACA INQUIETA, dónde cuenta sus vivencias celíacas, los productos y restaurantes que descubre, etc. Además es bastante activa en las redes sociales:

¿Qué significado tiene para ti la foto que has elegido para la entrevista?

No he podido elegir una sola foto, ya que quería plasmar 2 momentos diferentes de mi vida.

La primera foto es de Tailandia, uno de mis viajes antes de estar diagnosticada. Esta foto me trasmite mucha paz y me recuerda un tiempo en que solo tenía que poner un dedo en la bola del mundo, coger la maleta y disfrutar.

La segunda foto es de Irlanda, mi primer viaje como celíaca y para mí significa mucho ya que aunque estaba muerta de miedo me demostré a mí misma lo cierto que es el dicho  “Si quieres puedes”.

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cuándo te diagnosticaron la celiaquía? ¿Quién descubrió que lo eras? ¿Quiénes te ayudaron a saber qué podías comer?

Mi padre murió el año pasado debido a un tumor cerebral y cuando nos dijeron lo que tenía solicité una excedencia en mi trabajo para cuidarlo.

Ver como una de las personas más importantes de tu vida se va apagando, es de las cosas más duras que te pueden pasar y yo cada vez me encontraba peor tanto anímica como físicamente.

Cuando murió mi padre yo estaba fatal, había días que no podía ni levantarme del sofá. En principio no quería ir al médico porque pensaba que era debido a todo lo que había vivido, pero mi pareja y mi hermano me llevaron, así que empezaron a hacerme pruebas y todos los resultados apuntaban a Lupus.

Tras 9 meses de médicos, me descubrieron la celiaquía. A día de hoy sigo haciéndome pruebas ya que el lupus no está descartado, pero me encuentro mucho mejor gracias a la dieta sin gluten y tengo la esperanza de que la cosa quede ahí.

Los médicos me explicaron que aunque yo estaba predispuesta genéticamente, un trauma puede activar las enfermedades autoinmunes y eso es lo que me había pasado a mí.

Espero no haberme enrollado mucho, he intentado ser completamente sincera aunque es muy difícil explicar algo así en una entrevista pero creo que si no soy sincera no tiene sentido hacerla.

¿Hay en tu familia  alguien más que sea celíaco o celíaca?

En mi familia soy la única diagnosticada, porque mi hermano no se ha hecho las pruebas,  pero yo tengo mis sospechas…

¿Te acuerdas cuál fue tu última comida sin gluten?

Un jueves, me dijeron que era celiaca y que tenía que empezar la dieta sin gluten pero me negué a empezarla antes del lunes siguiente (muy mal hecho por mi parte) así que ese finde me puse hasta arriba de todo: pizzas, tartas, pasta, bocadillos y todo lo que sabía que no podría volver a comer.

Dentro del gran cambio que supone cambiar de dieta, cual ha sido tu mayor dificultad o lo que más echas de menos. ¿Alguna vez te has saltado la dieta?

Lo que más echo de menos es poder probar los platos típicos en mis viajes. Me encanta viajar y siempre he visto la gastronomía como una parte importante para conocer un país. Desde que empecé la dieta sin gluten sigo viajando pero de otra manera, tengo que planear con anterioridad donde voy a comer y en ocasiones llevarme comida de España.

Aunque nunca me he saltado la dieta conscientemente, estoy casi segura que me contaminaron en un restaurante de Dublín.

¿Cuándo has salido a comer fuera o has viajado te has encontrado con muchos problemas para poder comer sin gluten?

Para mí el principal problema es que ahora estoy obligada a planear todo con anterioridad. Ya no puedo pasear y pararme a comer en un sitio que me llame la atención como hacía antes. Esto que no parece muy importante para mí es un fastidio porque yo siempre he sido muy espontanea.

En los viajes, ocurre lo mismo, ahora tengo que llevarlo todo planeado,  investigar si hay restaurantes donde puedo comer o si me tengo que llevar comida desde España…

La gente que me sigue en las redes sociales o en el blog sabe que a pesar de los inconvenientes, yo sigo viajando y saliendo a comer fuera casi tanto como antes.

¿Qué tal lo llevan los que te rodean, tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo/del colegio? ¿Se han preocupado por lo que te pasa y te ayudan a llevar una dieta correcta?

En este aspecto tengo mucha suerte, mi familia, pareja y amigos me apoyan mucho. Siempre vamos a restaurantes donde hay carta para celíacos y se preocupan porque todo este bien.

Lo que peor llevan mis amigos e incluso mi familia es prepararme comida en su casa, ya que aunque se esfuerzan, tienen miedo de que me ponga enferma por la contaminación cruzada. Casi siempre cuando se da esta situación me llevo un tupper con mi comida y solucionado.

¿Crees que los médicos, la sociedad, empresas, etc. conocen nuestra enfermedad y están concienciados para hacernos la vida más fácil?

Creo que aunque se ha avanzado bastante, hay mucho desconocimiento sobre la celiaquía. Tanto en el diagnostico como en la sociedad en general.

La mayoría de gente se cree que lo tenemos muy fácil porque “ahora hay muchas cosas sin gluten” yo les invitaría a que intenten hacer una dieta estricta sin gluten (como la que hacemos los celiacos) durante un mes y que luego me cuenten si es tan sencillo.

¿Cuál es tu plato o comida favorita?

 Puffff tengo muchos porque soy muy tragona, me encantan los dulces, me vuelven loca!!!! Pero también me gusta mucho el sushi, la tortilla de patatas, la pizza, la paella, la pasta… sigo????

¿Qué cambiarías del mundo sin gluten?

Cambiaría los precios que me parecen excesivos y me encantaría que la celiaquía tuviera más difusión para que cada vez sea más sencillo comer fuera o llevar una vida “más normal”.

¿Algo bonito que te ha pasado por ser celíaco?

Básicamente 2 cosas:

Decidirme a abrir un blog. Gracias a esto he conocido mucha gente increíble.

También me ha servido para darme cuenta de quienes son mis verdaderos amigos, los que siempre están a mi lado.

Recomiéndanos alguna receta, algún blog o alguna página relacionada con los celíacos.

 No podría recomendar un blog ni una web en concreto ya que sigo varios y todos me parecen bueno. Por supuesto tengo mis favoritos, los que siempre consulto y comento, pero no me parecería justo nómbralos porque creo que todos los blogs de este “mundillo” aportan algo y están hechos con mucho cariño.

¡Gracias Celíaca Inquieta por contarnos un poquito de ti!

 ***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN

Experiencia nº 2: Nacho (un celíaco más), del blog “SinGlutenPorFavor”

Hace unos días NACHO nos contó algunas cosas en su entrevista, sobre cómo le diagnosticaron la celiaquía y como es un poco su vida. Se ofreció a contarnos algo más.

EXPERIENCIA DE NACHO

Si pienso en el pasado, siempre me recuerdo con la barriga demasiado suelta. Mis padres dicen que más o menos fue a los 4 años, tras pasar una parasitosis de giardia lamblia. Yo la edad exacta no la recuerdo, lo que sí recuerdo es que desde bien pequeño hasta hace año y medio – que fue cuando me diagnosticaron celiaquía – iba muy suelto de barriga y las conversaciones con el Sr. Roca eran cuando él llamaba y no podía esperar, ¡aquí y ahora! Estuviera donde estuviera y en la situación que fuera. Mis padres nunca se habían preocupado porque yo no era el primer caso en la familia. Tengo primos que, estando uno en el baño, ha entrado otro y levantarlo de váter para sentarse él porque no aguantaba más. Mi caso era exactamente igual, para que os hagáis una idea de la urgencia de la llamada. Nunca he tenido otros síntomas: ni dolor de barriga, ni digestiones pesadas, ni vómitos, ni cansancio, anemia… ¡NADA! Tan solo esa necesidad impulsiva de soltarlo ¡ya! Y sin previo aviso, por lo que mis padres, siendo los dos médicos, jamás se plantearon que yo pudiera estar enfermo. Ya lo dice el refrán, “en casa de herrero cuchillo de palo”.

Yo seguía creciendo y “mis urgencias” continuaban, pero por lo demás crecía fuerte y sano, no me ponía enfermo, jugaba al fútbol en un equipo… En fin, era como un chico más, pero con esa peculiaridad. Me fui haciendo mayor, más consciente de lo que me pasaba, y entré en la universidad. Y entonces fue cuando yo empecé a preguntarme si realmente no tendría algo más, pero confiaba en mis padres y si ellos pensaban que no, pues tendrían razón, al fin y al cabo son médicos.

Al acabar la carrera, decidí irme a Valencia a estudiar un máster. Le pedí a mi madre hacerme un chequeo antes de irme, quería que me viera el dermatólogo – soy bastante blanco de piel y los lunares pueden ser peligrosos, quería también una cita con el oftalmólogo – sin gafas no veo tres en un burro, pero la cita que más me interesaba era la del digestivo.

Yo, me iba a Valencia a finales de septiembre y la cita del digestivo no era hasta enero, así que en diciembre me hice un análisis de sangre, una de las pruebas que incluyeron fue la de los anticuerpos antiglutaminasa, aunque fue por azar, ya que mi madre sospechaba más un hipotiroidismo, ya que yo en los últimos 10-12 meses me encontraba más cansado de lo habitual.

Un mes antes de la visita al digestivo, los análisis de sangre apuntaban a celiaquía, pero no tendríamos nada seguro hasta que él lo dijera. Esas navidades aproveché a comer todo el gluten que pude, por si después ya no podía. Uno de mis mayores festines fue celebrando el 25 aniversario de mis padres, que me pedí: migas de pastor, pan con jamón, y de postre torrijas caseras. Lo extraño es que, después de esas comilonas, yo no me sentía peor que el día que apenas comía gluten.

El viernes 18 de enero, el digestivo afirmó lo que todos ya pensábamos, que yo era celíaco, y me ordenó que dejara de comer sin gluten de inmediato, que no me esperara ni a la biopsia, ya que ella daría positiva y que era tontería alargar un mes más los síntomas. Si no recuerdo mal, de ahí fuimos directos a Mercadona a comprar los primeros productos sin gluten, y en menos de dos semanas empecé a notar mejorías.

En este año y medio que ha pasado desde entonces todos los análisis que me he hecho han salido negativos, he mejorado en calidad de vida y creo que me he privado de muy pocas comidas.

¡Gracias Nacho por acabar de contar más sobre ti!

***

Os recuerdo que si queréis seguir el blog lo podéis hacer suscribiéndoos en el mismo o en nuestro grupo en Facebook:

100 ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS SIN GLUTEN